miércoles, 12 de noviembre de 2008

GRAPHICS: Un cierre muy duro















Una madre que maltrata a su hijo recién nacido. Y después lo llevaba al médico. Fue arrestada en diciembre de 2006, pero un mes más tarde salió de la cárcel y el niño abandonó el centro de acogida del barrio de Haringey en Londres.
Las agresiones continúan, son detectadas en las visitas al médico y por los servicios sociales, y la madre vuelve a ser arrestada. La Justicia, ‘The Crown Prosecution Service’, decide que no hay suficientes evidencias para seguir la causa contra ella. 
El niño falleció el 3 de agosto de 2007.

Los servicios sociales habían recogido 60 evidencias sobre el maltrato durante los últimos nueve meses de su vida. Como comprenderán, todo el sistema de protección a los menores está en cuestión en el Reino Unido, se piden dimisiones en el ‘Haringey Council’ y el caso se ha convertido en un tema de estado, con una discusión muy subida de tono entre Brown y Cameron en la Cámara. El gobierno británico ordenó ayer una revisión del caso.

El nombre del niño se no se pudo pronunciar ante los tribunales por razones legales. En la prensa se conoce la historia como el ‘caso Baby P’.

The Guardian pone en su primera página una foto de las ropas del niño, evidencias del maltrato. Un tratamiento adecuado a la situación.

En páginas interiores, reproduce en blanco y negro unas imágenes generadas por ordenador, que fueron mostradas en el juicio, con la reconstrucción de las heridas. Estremecedoras imágenes, no son reales, pero casi como si lo fueran. El tratamiento en blanco y negro suaviza el impacto. En la web, en cambio, las imágenes están en color y son todavía más abominables.

The Times no lleva el tema en portada, pero en páginas interiores publica un gráfico con las lesiones del niño, que ha sido sustituido por un muñeco infantil. Quizás no tenían las imágenes generadas por ordenador y decidieron llenar el hueco con un gráfico a todo color.

Daily Mail publica en páginas interiores una de las fotos generadas por ordenador y también un gráfico, esta vez todo en blanco y negro.

En estos casos, el uso de gráficos se antoja excesivo. ¿Es necesario hacer un gráfico enseñando las lesiones de un bebé de 17 meses? El uso de una evidencia utilizada en el juicio parece correcta, las fotos generadas por ordenador, pero utilizar un muñeco o intentar dibujar el cuerpo… no.






Publicar un comentario en la entrada