viernes, 29 de enero de 2010

PRESS: Fernando Rubio, obituario



Carmen García Iglesias, licenciada en Historia del Arte, dibujante, escritora de Literatura Infantil y amiga personal de Fernando, publica hoy en EL MUNDO esta magnífica semblanza en la sección obituarios.



MAESTRO DEL DIBUJO CON ILUSIÓN DEL PRINCIPIANTE

Fernando sonrisa. Es difícil encontrar una fotografía de Fernando Rubio en la que no sonría. También es difícil recordarle si no es con la expresión amable, el gesto cercano, el abrazo cálido, la broma a punto.

Fernando dibujante. Había trabajado como ayudante del maestro Gustavo Trigo en Buenos Aires, donde nació. Pasó dibujando de los pupitres del colegio a la mesa de trabajo, a las viñetas, los guiones, la tinta china, sin detenerse en otras cosas, sin pasillos, sin rupturas. Llevaba dibujos en los dedos, en la mirada, llenaba hojas y con ellas, carpetas.

Fernando cómic. Llegó a Europa, pasó por Roma, vivió, dibujó, se editaron sus primeras publicaciones, conoció otras ciudades pero, por suerte para nosotros, Fernando se quedó en Madrid... y comenzó a trabajar para editoriales de cómic y revistas, como Totem o Cimoc, de la prestigiosa editorial Norma, donde realizó libros con guiones propios o ajenos que fueron reeeditados en numerosas ocasiones y lugares.

Fernando ilustrador gráfico. En 1980 el entonces reciente director de Diario 16 Pedro J. Ramírez contrató a aquel “flaco” que paseaba una enorme carpeta llena de dibujos y comenzó su trabajo en prensa. En el Grupo16 desarrolló todo su talento y le añadió carácter periodístico.

Fernando infógrafo. El diario ABC le contrató para su sección gráfica y fue nombrado Jefe de Ilustración e Infografía en 1986. Siempre trabajó junto a su sección, esperó en la redacción a que llegara la noticia decisiva sin importarle el día ni la hora, aportó sus ideas, escuchó las de los demás, estuvo al lado y al frente cuando fue necesario. El decía que quería ser una especie de anti-jefe y lo consiguió. Prueba de ello es el sincero dolor de tantos compañeros.

Fernando ilustrador. No sólo nunca se apartó del cómic sino que, además, las revistas, los libros (Editorial Anaya, Planeta, Ediciones B), se fueron enriqueciendo con sus imágenes que contaban historias de duendes y de guerras, de seres mitológicos, de mundos de ciencia ficción, de naves, coches, uniformes, guerreros, chicas, aviones, tanques que creaba con la ilusión del que dibuja por primera vez y sigue amando siempre su trabajo.

Fernando profesor. En la Universidad San Pablo (CEU) de Madrid quisieron dar a los alumnos la visión cercana del profesional y para ello contaron con él. Al final de los cursos, sus alumnos llegaron a compartir su entusiasmo y le otorgaron las notas más altas. Desde la tarima de clase pasó a las salas de conferencias, a las ponencias en seminarios en Pamplona, Vitoria, Buenos Aires, La Habana… Desde allí regresaba repleto de ideas y de nuevos amigos.

Y además, Fernando-Adriana, Fernando familia, Fernando amigo, Fernando viajero, Fernando submarinista, Fernando risas, Fernando VIDA.



Toqué la creación con mi frente.

Sentí la creación en mi alma.

Las olas me llamaron a lo hondo

y luego se cerraron las aguas.

(J. Hierro)

Gracias, Fernando, por dejarnos compartir contigo.

Carmen García Iglesias
Publicar un comentario en la entrada